jueves, 14 de septiembre de 2017

Nieves Delgado

¡Saludos, lectores!!!! Estamos en una nueva entrevista para Entretanto Magazine y Preguntas con arte, en este caso con la escritora Nieves Delgado. ¡Hola, Nieves! ¿Puedes presentarte tú misma para que nuestros lectores puedan conocerte?

Hola. No sé muy bien cómo presentarme, la verdad. Supongo que podría hacer una pequeña lista de lo que serían mis mayores logros, pero no creo que eso me defina demasiado. Si me tengo que presentar, diré que soy una persona con intereses muy diversos, entre ellos la ciencia y la literatura, aunque también me interesan mucho los temas sociales. Soy profesora de secundaria, eso es lo que me da la vida; el contacto con los adolescentes te ayuda a no morir intelectualmente. Cuando la enseñanza me lo permite, escribo; historias de ciencia ficción, casi siempre. Hace como unos cinco años que publico, primero en webs y revistas digitales, ahora también en papel, en varias editoriales. Y siempre, siempre tengo algo en la cabeza; a veces, tantas cosas que me gustaría poder dejar la mente en blanco. Pero no puedo.

Si alguien quiere saber más de ti, ¿dónde puede informarse?

Pues en pocos sitios, la verdad. Estoy en facebook como Nieves Delgado y en twitter como @NievesD36. Si queréis conocer mis obras, las podéis encontrar en la web tercerafundación.net o en la primera entrada de mi “padre adoptivo”, Daniel Pérez, en el proyecto AdoptaUnaAutora (http://boywithletters.blogspot.com.es/2017/03/adopta-una-autora-1-nieves-delgado.html).

Además de escritora eres también licenciada en física. ¿Hasta qué punto han influido tus estudios a la hora de escribir ciencia ficción?

Me han influido por completo. Y al revés, también. Las historias de ciencia ficción siempre me han gustado, soy lectora desde pequeña; así que cuando vi la famosa serie Cosmos, de Carl Sagan, me di cuenta de que todo encajaba. Con la ciencia ficción podía explorar los límites no ya de la ciencia, sino incluso de la sociedad y de la misma esencia del ser humano. La ficción me hacía plantearme preguntas y la ciencia me ayudaba a responderlas. Soy lectora (y espero que escritora también) de ciencia ficción rigurosa, coherente y reflexiva. Aunque tampoco le hago ascos a las historias ligeras bien contadas.

Vamos a repasar tus obras. Empecemos por “Casas rojas”, relato que recibió el premio Ignotus. Cuéntanos de qué va.

Casas rojas se desarrolla en un futuro cercano en el que la inteligencia artificial es una realidad. En ese contexto, se fabrican y comercializan robots sexuales (sexbots) cuyo uso plantea una serie de dilemas que aparecen a lo largo del relato. Es una historia que gira en torno a la cuestión del libre albedrío y al debate social sobre la prostitución.

¿Cómo te sentiste al recibir un Ignotus?

El Ignotus es un premio muy especial porque no lo concede ningún jurado, sino que son los propios lectores los que votan y eligen las mejores obras entre todas las publicadas el año anterior. Recibir el Ignotus fue un subidón de adrenalina, una confirmación de que algo estaba haciendo bien y un mandato de continuidad con la escritura. Es uno de esos momentos que guardas en una cajita para rememorar cada vez que lo necesitas. Y sí, ya he abierto la cajita un par de veces.

Sigamos con “Dieciocho engranajes”. Háblanos de esta antología.

Pues Dieciocho engranajes es un punto de inflexión en mi trayectoria literaria. Es una antología de muchos de los relatos que tenía publicados hasta el momento, incluido Casa rojas, y salió con la editorial Adaliz con la intención de ser un cierre de etapa. Quise despedirme así del formato corto para embarcarme en proyectos de mayor extensión, no porque me parezcan más dignos o importantes, sino porque vi que el relato corto se me quedaba pequeño para lo que quería contar. Empecé a escribir una novela que tengo ahora mismo parada porque se cruzaron otros proyectos que también me interesaron, pero la retomaré en cuanto pueda. Dieciocho engranajes, no obstante, es un libro muy especial para mí, porque ahí hay relatos de muy diferente pelaje que reflejan cómo ha sido mi evolución en esto de la escritura.

Y abordemos la que, hasta ahora, es tu obra más ambiciosa, “36”, novela corta publicada por Cerbero. ¿De qué va?

Es la historia de una inteligencia artificial (IA) en un mundo en el que las IAs son comunes. En realidad, si te soy sincera, es una manera de analizar la sociedad humana a través de unos ojos externos, una forma de situar la mirada más allá de nosotros mismos. Y es también un intento de romper con los clichés tradicionales sobre los robots, como los llamaba Asimov, que dominan prácticamente toda la literatura del género. 36 cuenta la evolución de una IA en un mundo de humanos y nos devuelve esa imagen como si se tratara de un espejo. Si se quiere mirar o no ese espejo, eso ya es decisión de cada uno.

36” plantea numerosos dilemas de índole moral y metafísica. Supongo que es intencional. ¿Te has basado en tus propias experiencias a la hora de plasmarlos?

Por supuesto. Treinta y seis se plantea las mismas cosas que me planteo yo porque su experiencia, o lo que en el libro se deja ver de ella, está tamizada por mi propia experiencia del mundo. Me encantaría que ella pudiese plantear cuestiones que a mí ni se me pasan por la cabeza, pero eso es una paradoja en sí misma. Treinta y seis se dedica a observar la sociedad y sacar sus propias conclusiones, siguiendo un esquema lógico de pensamiento.

Háblanos de su protagonista, cuyo nombre, o mejor dicho número, da título a la novela.

En realidad su nombre es Treinta y seis, el hecho de que figure 36 como título de la novela es debido a que ese número, que se le asigna a la IA por un simple suceso de azar (corresponde al cuerpo que estaba libre en el momento de su nacimiento), es el origen del nombre. 36, en número y bien grande, es lo que figura en su pecho. Lo primero que me gustaría decir sobre Treinta y seis es que nace, como IA que es, con una inteligencia superior a la humana, pero con un desarrollo emocional muy primitivo. A medida que pasa el tiempo, crece emocionalmente y experimenta un aprendizaje similar al que tendría un humano, pero con otros tiempos. El hecho de nacer ya con una inteligencia adulta pero no haber sido mediatizada por la educación social, hace de Treinta y seis un ser muy incisivo con todo lo que se refiere a los humanos. Y eso le trae algún que otro problema.

¿Cuáles fueron tus fuentes de inspiración a la hora de escribir “36”?

Por supuesto, todas las historias de robots de Asimov. De joven me encantaban esos dilemas con los que se buscaba siempre romper alguna de las tres leyes de la robótica, recuerdo estar siempre de parte del pobre robot y rabiar porque se le trataba como si fuera una simple máquina. Pero a un nivel más profundo, los replicantes de Blade Runner me inspiran mucho más. Y me refiero a Blade Runner y no a la novela de Philip K. Dick que dio lugar a la película porque son esos replicantes, más humanos que los humanos, los que me despiertan empatía. Creo que, debajo de todo esto, está el concepto de que “lo humano”, como aquello que es digno de ser dotado de derechos, trasciende la pura biología y puede ser trasladado a cualquier ente sea consciente de su propia existencia y capaz de experimentar el sufrimiento.

Desde hace mucho, se adaptan obras de ciencia ficción al cine. ¿Te gustaría, en un futuro, ver “36” adaptada, por ejemplo, en un cortometraje?

Claro, sería estupendo. Siempre que no destrozaran a Treinta y seis buscándole algún novio o novia, o alguna de esas cosas que les gusta hacer en Hollywood. Me encantaría ver a Treinta y seis en la gran pantalla, creo que podría ser un personaje muy potente.

Además de “36”, estás preparando tu primera novela. ¿Nos puedes adelantar un poco de su argumento?

Pues… la verdad es que no. Supongo que todos tenemos nuestras manías, la mía es no hablar de proyectos que están en marcha. En cualquier caso, lo que sí te puedo decir es que se trata de una distopía y que la historia comienza en un planeta que no es la Tierra.

¿Te ves escribiendo algún género que no sea ciencia ficción?

Sí, en realidad ya lo he hecho. Tengo algún relato de terror y algunos más que no están dentro del género fantástico. Me veo escribiendo muchas cosas y, sobre todo, experimentando. Lo que más me apetece ahora mismo es experimentar con el estilo y probar cosas nuevas.

Ya terminando, ¿esta entrevista te ha parecido divertida o aburrida?

Ni una cosa ni la otra. No te creas que soy yo la alegría de la huerta, la verdad es que mi sentido del humor es muy particular y divertir, lo que se dice divertir, me divierten pocas cosas. Eso sí, he pasado un muy buen rato contestando las preguntas. A mí es que me hablas de ciencia ficción y me puedo pasar hablando horas.

Y ya para terminar, ¿puedes mandar un saludo a nuestros lectores?

¡Claro! Un saludo muy grande para todos los seguidores de Subcultura, del magazine y del blog. Espero os haya gustado la entrevista, si tenéis alguna pregunta o queréis hacer algún comentario, podéis contactarme por facebook o por twitter. ¡Gracias por leerme!

martes, 5 de septiembre de 2017

Dioni Arroyo Merino

¡Muy buenas, gente!!!! Estamos en una nueva entrevista para Entretanto Magazine y Preguntas con arte, en este caso con el escitor Dioni Arroyo Merino. ¡Hola, Dioni! ¿Puedes presentarte tú mismo para que nuestros lectores puedan conocerte?

Hola, amigos, encantado de dirigirme a vosotros a través de este espacio tan interesante de mi buen amigo Carlos Plaza. Soy una de esas personas que ha vivido toda su vida fascinado por la literatura y por la fantasía que desbordan los libros. Siempre he deseado hacer realidad mis sueños, pero como en ocasiones son totalmente irrealizables, descubrí que, a través de la palabra, me podía acercar un poco a esos momentos de felicidad. Desde el 2012 me lancé sin paracaídas al noble oficio de escritor, publicando hasta ahora seis novelas de terror gótico y de ciencia ficción, con las que estoy viviendo el sueño de mi vida. Por mi trabajo he residido en muchas ciudades, como Tenerife, Algeciras, Jerez, Pontevedra o Santander, y desde hace unos años, he vuelto al lugar que me vio nacer, la ciudad de Valladolid, desde la que colaboro con algunos medios de comunicación en programas de fomento de la lectura. Me gusta la naturaleza y la comida vegana, y me muero por volver a vivir cerca del mar.

Si alguien quiere saber más de ti, ¿dónde puede informarse?

Hace poco pude comprobar que aparecía en la Wikipedia, una buena biografía que me sorprendió gratamente, pero si queréis hablar conmigo, las redes sociales es lo más directo. En Facebook estoy con las cuentas de Dioni Arroyo Merino o de Dioni Arroyo Merino Escritor, y en Twitter me encontraréis como @DioniArroyoM.

Eres un autor de literatura de género. ¿Qué tiene este tipo de literatura para resultarte tan atractivo?

En principio me gustaría decir que no me considero escritor de género, y de hecho, el día que me apetezca escribir un relato convencional o realista, lo haré sin el menor de los remordimientos, aunque en la actualidad lo que necesito es sumergirme en mundos que no existen, asomarme al abismo de lo inquietante y perturbador, sentir el placer de leer o ver una película de terror o de ambientación futurista. En este momento de mi vida necesito evadirme de la realidad, que constantemente me decepciona. Por eso consigo soñar con universos que no existen y sentir lo seductor que puede ser inventar historias alejadas de lo cotidiano. Quienes escribimos este tipo de narrativa, sabemos hasta qué punto enganchan estos géneros, lo hermoso que es inventar algo nuevo, historias extravagantes que rompan la rutina, que no se parezcan en nada a lo creado anteriormente.

De los tres géneros englobados bajo la literatura de género – terror, fantasía y ciencia ficción –, ¿cuál es tu favorito y por qué?

Me resulta muy difícil escoger uno, pues me siento como un padre teniendo que elegir a uno de sus tres hijos. Pero siguiendo tu pregunta, aunque lo daría todo por los tres, si tengo que decidir una criatura, esa sería la ciencia ficción. Tal vez porque en ella puedes desentrañar misterios insondables que aún son pura especulación, puedes debatir sobre las consecuencias futuras de nuestras decisiones actuales, ser crítico con la vida que llevamos y los resultados del mañana, o puedes inventar ucronías, pasados alternativos especulando qué hubiera pasado si el azar nos hubiese conducido a otra realidad. La ciencia ficción es un género atípico, que está revolucionándose constantemente, incontrolable e ingobernable, repleto de subgéneros que seducen al más exigente de los lectores. Desde el space opera al cyberpunk, pasando por las ucronías, distopías, steampunk… la ciencia ficción es capaz de abordar cualquier aspecto que nuestra imaginación se atreva a crear. Últimamente se está fusionando con la novela negra, el terror e incluso con la narrativa histórica, y desde ella se puede hablar de filosofía, de antropología, se pueden analizar los últimos avances en genética, energía cuántica, aventuras en el tiempo… todo lo que nos atrevamos a plantear. Frente a otros estilos narrativos más rígidos la ciencia ficción carece de fronteras, por eso ahora mismo es mi favorita.

Eres un escritor de larga trayectoria que ha recibido numerosos premios. ¿Los premios son importantes para mantenerse en el mercado?

Son muy importantes, y si de algo me arrepiento, es de no haber participado en más. En sí mismos no te ayudan a ser más conocido ni a que crezcan tus lectores, pero es fundamental para ser escuchado y que se te valore, y poder llegar a determinadas editoriales con alguna garantía. Pero no hay que ser clasista con esto, una buena novela lo es aunque no haya recibido ningún premio. Pensemos en Stephen King y comprenderemos lo poco que le importa a él ser galardonado, con sus millones de lectores por todo el mundo. Pero entre escritores como nosotros, que aún estamos lejos de los best sellers, los premios sí que nos abren alguna puerta.

Además de novelas, también eres un asiduo de las antologías. Vamos a hablar de una en particular, “Leyendas y mitos de nuestra tierra”, más que nada porque, entre otros autores, estoy yo en ella. ¿Qué recuerdos tienes de esta antología y del relato que escribiste para ella, “La cueva de Salamanca”?

La experiencia me encantó, y más al saber que habíamos sido seleccionados un buen equipo de escritores entre los que se encontraban algunos amigos, y me encantó compartir espacio contigo. Mi leyenda es una historia muy antigua, que escuché en una ocasión durante una noche de fiesta por la capital charra. Años después leí que tenía un origen medieval, y que con los siglos su argumento había ido derivando por la transmisión oral. Me gustó tanto, que la reescribí tomándome algunas licencias –eso nos encanta a los escritores-, y cuando vi la convocatoria de la editorial, decidí enviarla porque pensé que reunía todas las condiciones. Es un cuento que explica cómo los estudiantes que empezaban en la Universidad de Salamanca, para seguir saliendo de fiesta por las noches y aprobar sin tener que estudiar, descendían por una cueva para encontrarse con el diablo y pactar con él. Me resultó muy divertida y cargada de simbología. Por ejemplo, había leído algunas versiones modernas de la leyenda, en las que el diablo aparece con cabeza de macho cabrío, tradición procedente del mundo anglosajón. Investigando comprendí que en nuestra cultura, en la Edad Media, al diablo se le representaba como un hombre con cabeza de burro, arquetipo de la ignorancia y la mentira, por lo que decidí mantener la tradición más ancestral, alejada de las modas anglosajonas. Es un relato al que tengo mucho cariño, y la antología está repleta de excelentes relatos.

¿Qué crees que debe tener un relato corto para ser bueno?

Coherencia de principio a fin, así como un buen planteamiento, un trepidante nudo y un desenlace inesperado. Supongo que el factor de la inspiración en el momento de redactarlo juega un papel fundamental, así como el argumento que te hayas imaginado, lo impregnado que estés de él. Pero si hay algo en tu interior que no te deja descansar, que remueve tus entrañas sin permitirte dormir, que grita por salir y que hasta que no lo “escupes” en el papel no te quedas tranquilo, ten por seguro que las musas te han guiado hacia un relato muy bueno.

¿Hasta qué punto crees que las antologías son importantes a día de hoy para mantener la literatura de género y dar a conocer a nuevos autores?

He de decir que soy muy escéptico en estos momentos con las antologías. Siempre me han gustado y las he leído con placer, y he colaborado en muchas, pero contemplo con tristeza que hay una sobresaturación en el mercado de antologías, y su consecuencia es que se leen cada vez menos. Digamos que hay una burbuja antológica que nos perjudica a todos, y lo que debería servir de plataforma para dar a conocer a una buena variedad de escritores, y disfrutar de un hilo temático común, no está cumpliendo su función, y los lectores cada vez muestran menos interés por el exceso de antologías. Hay demasiada oferta para una demanda que no deja de menguar, es una situación que tenemos que analizar.

Vamos a hablar ahora de tus novelas más recientes. Empecemos por “Fractura”, cuéntanos de qué va.

Se publicó en el verano del 2016 por Apache Libros, y en ella quise realizar una dura crítica al fracking y a sus terribles consecuencias sobre la salud y el medio ambiente. La ambienté dentro de unos pocos años, en un futuro próximo, en el que los pozos de extracción de gas proliferan por todo el planeta, y ocasionan una contaminación masiva sin precedentes de la superficie, debido a algunos factores casuales que dejarán el mundo destruido. Es una fábula distópica y postapocalíptica que ha sido muy bien recibida por la crítica, de hecho está nominada a los Premios Ignotus en la categoría de Mejor Novela 2017, por lo que me siento muy orgulloso de que esté gustando. El protagonista es un niño que nos va relatando su vida, cómo todo cambia y la desesperanza se adueña de su futuro. La lucha por la supervivencia, el valor de la amistad, el primer amor y el mensaje medioambientalista, son los ejes que he querido transmitir en “Fractura”.

Sigamos con “Fracasamos al soñar”. De nuevo, desgránanos su argumento.

Con esta novela publicada en primavera del 2017 por Nowevolution ediciones, he intentado abrir el debate sobre el transhumanismo, y qué quedará de nosotros en el futuro. Está ambientada en el 2047, y narra la vida de un profesor de antropología que se enamorará de una de sus alumnas. Él ha empezado a colaborar en un equipo multidisciplinar para hacer realidad a nivel legal y jurídico la llamada “Ley de Identidades Múltiples”, el transhumanismo, esa fusión de hombre y máquina que nos conduzca en una nueva especie, evolucionando de homo sapiens a homo cyborg. La alumna de la que se enamora, pertenece a una organización terrorista y bioconservadora, contraria a esa supuesta evolución por los riesgos que conlleva y los dilemas éticos que encierra. A partir de ahí les sucederán muchas dichas y desdichas, planteando algunos interrogantes que invitan a pensar al lector para encontrar una respuesta de la gran revolución que se avecina a mediados del siglo XXI, y que todos viviremos en nuestras carnes.

¿Cómo ves el actual panorama editorial español?

Hay una eclosión de nuevas editoriales que están dinamizando la literatura, tal vez consecuencia del fin de la crisis, pero son pequeñas editoriales que no pueden hacer sombra a los dos grandes sellos que conforman un auténtico oligopolio que domina el sector. La tendencia del panorama editorial es que este oligopolio irá absorbiendo lentamente a las editoriales independientes, creando una nueva situación en la que los escritores seguiremos trabajando como siempre, porque para nosotros no creo que cambie nada. Pero para los pequeños editores sí habrá consecuencias, supongo que les obligará a trabajar de otra forma o abandonar el sector. En tres o cuatro años viviremos un panorama editorial muy diferente al actual, diferente, pero no necesariamente peor. Estamos inmersos en un proceso de cambio y somos incapaces de verlo con la suficiente objetividad.

Trabajas principalmente con editoriales nuevas y pequeñas. ¿Crees que son la salvación del mercado, que algún día se pondrán a la altura de las grandes?

Qué duda cabe que las nuevas editoriales están publicando libros muy originales, pero también porque vivimos un momento histórico de cambio y transformación, y los escritores somos esa “avanzadilla de las nuevas tendencias”. Ofrecemos a las editoriales nuevas, pequeñas y medianas, productos distintos a los publicados anteriormente, y en ocasiones, conseguimos llamar la atención de los medios de comunicación que observan el momento actual como muy creativo y muy interesante. Y si hay nuevas editoriales es porque hay un cierto repunte de lectores, una demanda nueva de gente que desea leer literatura made in Spain, que habla de problemas patrios, con personajes más próximos que se identifican con su cultura y con su vida. Es un fenómeno nuevo que ha coincidido en el tiempo con el auge de un cine nacional más diversificado y de mejor calidad. Lo mismo está sucediendo con la nueva producción literaria de los últimos años, que no tiene nada que ver con lo publicado durante décadas. Es evidente que estamos en un momento de cambio y exigíamos nuevas editoriales que estuviesen a la altura.

¿Qué recomendarías al autor novel que está empezando?

Que se preocupe en primer lugar de disfrutar del proceso de escribir, que lo viva como un auténtico placer. Y que lo intente hacer lo mejor posible, que piense que es un oficio artesanal que hay que elaborar con verdadero mimo, con mucho cariño. Que no se obsesione con publicar, que aguante el mejor momento y que antes lo intente con los premios literarios, eso le permitirá llegar antes a los lectores. Y que nunca olvide que la literatura es arte, y como tal, debe cuidar cada palabra, cada frase, cada párrafo. Que está creando una obra de arte, y es una aportación importante a la cultura, a la sociedad de nuestro tiempo.

Ya terminando, ¿esta entrevista te ha parecido divertida o aburrida?

Me ha encantado, Carlos, disfruto mucho de este tipo de preguntas en las que, con total libertad nos podemos expresar. Gracias por escoger preguntas tan acertadas.

Y ya para terminar, ¿puedes mandar un saludo a nuestros lectores?


Os agradezco que hayáis dedicado unos minutos en leer esta entrevista, porque creo que sirve para que me conozcáis un poco mejor. Los escritores escribimos para ser leídos, no para pasar desapercibidos, tenemos historias que contar y estas entrevistas ayudan en este sentido. Muchas gracias por vuestro tiempo, ha sido un verdadero placer.

lunes, 28 de agosto de 2017

José David Lanza

¡Muy buenas, gente!!!! Estamos en una nueva entrevista para Entretanto Magazine y Preguntas con arte, en este caso con el ilustrador y diseñador gráfico José David Lanza. ¡Hola, David! ¿Puedes presentarte tú mismo para que nuestros lectores puedan conocerte?

Hola Carlos, un placer, como siempre. Por descontado, qué poder decir para presentarme como es debido. Bueno, habitualmente me conocen o me llaman David, o Lanza, así que tenéis opciones para referiros a mi, jajajajaja. Bromas a un lado, comenzaré a hablar o resumir un poco sobre mi. Soy Ilustrador y diseñador gráfico, con la carrera de diseño y compaginado además con haber trabajado tanto en una productora de cine durante mis años en la carrera, haciendo tanto efectos especiales en su día en Maya, como story boards. A posterior, como jefe del departamento de diseño y regidor y responsable de plató de TV a posterior de una cadena conocida autonómica Valenciana en su momento, además de en una de sus productoras de TV y canales autonómicos.
Tras ello, estuve durante más de 15 años en una agencia de publicidad como creativo y responsable también del departamento de impresión y preimpresión. Por si no fuera poco, soy una persona bastante activa, y durante mis años en la agencia de publicidad formé una S.L (ARS ÉPICA Creative Studios), con un ex-socio, para luego independizarme por diferencias empresariales, hasta montar en solitario Monkey Creative Arts. Durante esa etapa trabajé para editoriales nacionales como Holocubierta y Nosolorol ediciones entre otras, llegando a ser responsable artístico de la editorial durante un periodo algo inferior a un año, en el que me vi obligado por cuestiones de salud a abandonar el "barco", como buen pirata que me considero, jajajaja. Actualmente, trabajo en LANZAestudio, ya que cambiamos el nombre y razón social hasta hace unos tres años, junto a mi mujer, dedicándonos por completo y en exclusiva a la ilustración, diseño y ejecución de proyectos propios y para terceros o por encargo, mayormente relacionados con los juegos de mesa, rol, ocio y entretenimiento, para compañías tanto nacionales como fuera de nuestras fronteras, sean casos como Ninja Division o CMON.
Además, soy esposo, padre, y friki enormemente orgulloso. Me apasiona la historia, el cine de terror, sci-fi y fantástico. Me apasiona pintar miniaturas, y aunque lo hago también por encargo, suelo disfrutar más de esos pequeños momentos para las mías, que es mi propio hobbie. También la literatura, aunque últimamente tengo escaso tiempo para lectura como me gustaría. En definitiva, soy una persona con las aficiones convencionales que podría tener alguien dedicado a éste medio o que le gustara.
Un dato curioso y que pocos saben, es que tengo cierto grado de daltonismo, algo complicado para ésta profesión pero no imposible de lidiar, ya que trabajo con porcentajes de color habiéndolos adquirido con mucha práctica y paciencia durante muchos años.

Si alguien quiere saber más de ti, ¿dónde puede informarse?

Pues actualmente, y con los tres últimos años que hemos llevado, con el dominio comprado y el hosting preparado, no hemos tenido tiempo físico para poder terminar de hacernos nuestra propia web. Pueden buscarme a través de Facebook en mi perfil personal (José David Lanza Cebrián), en la página de LANZAestudio (con el mismo anagrama representativo de la calavera cartoon de la empresa), o en Deviantart por LANZAestudio o David Lanza, con el mismo anagrama. En cualquiera de ellas está tanto mi teléfono de contacto como el correo electrónico.

Háblanos un poco de ti. ¿De dónde surge tu pasión por la ilustración? ¿De niño, quizás?

Pues en efecto, mi pasión por la ilustración surge de pequeño. He estudiado en un colegio militar durante 14 años destinado para aviación, y pese a tener una puntuación cualificada para dedicarme a ello, tenía muy claro que quería dedicarme a la ilustración y al diseño, tanto de juegos de rol como de mesa, empujado por los primeros juegos que salían al mercado de la mano de MB en aquel entonces, los libros de elige tu propia aventura, además de las series de TV, comics y un padre que tras estar en caballería (tanques), también era pintor de cuadros, y a posterior diseñador o maquetador, acabando finalmente por hacerse fotógrafo. Aunque muchos no lo crean, nunca estuve condicionado pese a poder tenerlo quizás más fácil. En casa jamás se me obligó a ello ni recibí lecciones por parte de mi padre. Si quería dedicarme a ello, tenía que nacer de mi. Es más, hasta me alentaron y no en pocas o camiones, que vivir de ello sería muy difícil y que pocos son los que lo consiguen. Por suerte, y no puedo negar lo contrario, a base de esfuerzo, dedicación y determinación, a fecha de hoy lo conseguimos desde hace un tiempo y en exclusiva, por lo que no nos quejamos y estamos muy satisfechos de ello.

¿Cuáles son tus ilustradores favoritos, aquellos que tomas como referencia?

Pues la verdad, actualmente no tomo ilustradores como referencia, ya que intento plasmar, según el estilo que me solicitan, desde más realista a más cartoon, mi propia estética personal. Pero es cierto que todos hemos crecido con algunos ilustradores de renombre o como referentes en muchos aspectos, que a día de hoy pueden haber dejado alguna reminiscencia dentro de nuestros estilos, por propios que sean.
En mi caso, Alfonso Azpiri, toda una figura de renombre en España e internacional, fue uno de mis mayores y mi ilustrador principal como referencia, a partir no sólo de los cómics y novelas, sino de todas sus carátulas que por los 80 realizaba para una gran cantidad de juegos de ordenador como MSX y plataformas similares.
Tras él, podría decirse que Toriyama, pese a su dibujo considerado de baja calidad japonesa, pero fue un referente durante una época. Y por descontado, Madureira o Allan Moore.

¿Qué técnicas sueles utilizar?

Buena pregunta. Si me la hubieran realizado ésta misma incluso en los inicios de mis años de carrera, te hubiera podido decir que el método tradicional, el carboncillo, los lápices acuarelables, letras de cadmio, acrílicos o un sinfín más de técnicas y estilos distintos de acabado, teniendo luego que escanearlos en grandes superficies o escáneres profesionales, o en su defecto en escáneres de diapositivas tras su fotografía de la película. Por suerte las nuevas tecnologías han cambiado mucho, y pese a que la gente diga que no es lo mismo, la inmensa mayoría de los clientes, empresas que van a tener que reproducir y los acabados que te piden, hacen que las herramientas principales sean digitales. Actualmente el 90% de mi trabajo es todo digital, dibujando desde cero en el ordenador, ya sea con fotos de referencias, bocetos previos en el habitual papel tras unos esbozos rápidos en lápiz o boli (e incluso esos los he sustituido por un iPad Pro), para acabar trabajando en entorno digital en Photoshop o Clip Estudio Paint EX.
Como técnica, diría que me encanta trabajar con el volumen en mis trabajos a raíz del color y el entorno que lo envuelve, creando la atmósfera que deseo realizar.

Sigamos ahora con tu faceta de diseñador gráfico, que habitualmente se considera una especie de subgénero dentro de la ilustración. ¿Tú lo ves así o crees que es un arte en sí mismo?

Si me lo preguntas de ese modo, tendré que ser completamente franco contigo, así como con los lectores. Al igual que con todo, es un arte en sí mismo. La gente puede llegar a la conclusión errónea que aunque estén en cierto modo ligados por el tipo de proyectos, un ilustrador sabe maquetar, y un maquetador sabe dibujar o ilustrar. Erróneo al 100%. Puedes tener nociones comunes, en algunos casos, pero se aplican de mil modos distintos y para nada lo considero un subgénero. Ya no se trata tan sólo de saber emplear un programa de edición o de maquetación, de estudio de las tipografías, el tamaño de letra, cual escoger en función del producto (no por que te guste o quede bonita), o su proporción respecto a capitulares, estilos y pautas, sino que debes de tener un control adicional de las proporciones áureas en función del volumen del libro, si es a página derecha o izquierda, control sobre las correcciones de color y perfiles, sangrados, y un millón de elementos que harán que su preparación y artes finales antes de llegar a la preimpresión.y posterior impresión, son mundos completamente distintos. Sorprendería saber a la gran mayoría de personas, cuantos ilustradores, incluso conocidos, siguen sin trabajar aplicando sangrados en sus dibujos, o entregándolos en fondos acoplados o en RGB, sin tener el acceso ni la conversión a CMYK, que puede hacer variar por completo los colores de una ilustración, teniendo que hacer un trabajo arduo a posterior para su ejecución.
Pero además de los aspectos técnicos, la maquetación y el diseño de un libro también requiere de unos conocimientos y un enfoque y perspectiva acorde con la obra. Debe ser un uno con el material incluido, como con las ilustraciones, acorde a su vez con la temática, jugar entre el equilibrio de lo recargado y lo que debe ser minimalista. No sabría bien como describirlo, pero claramente son dos enfoques distintos, más que un subgénero en sí mismo.

¿Qué dirías que es lo más difícil de hacer para un diseñador gráfico?

El enorme miedo que tiene la mayoría de clientes al blanco como elemento de diseño. A muchas personas les encanta que un producto esté más recargado. Lograr vestir un producto y convencer al cliente de que el blanco y lo minimalista bien trabajado, es bueno y ayuda también a descansar la vista del lector, es importante, y no todos los diseñadores gráficos son capaces de lograr transmitir eso a sus clientes. Aunque si tenemos que apostar por escoger una "dificultad", sería la de transmitir al cliente y al lector final, toda la información en pocos vistazos de qué transmite el género y el producto. Y en cuanto menos vistazos se pueda entender, mucho mejor.

Sigamos ahora con tu faceta de ilustrador, empezando con tu proyecto más ambicioso hasta la fecha: Roleage. ¿Qué es?

Jajajajajaja, si, los consideraremos el más ambicioso hasta la fecha, aunque en realidad han habido y existen más, relacionados con otras empresas como externo, o incluso propios, pero destinados a otro tipo de entretenimiento, como pueden ser los juegos de mesa, y hasta ahí puedo leer.
Roleage, qué es... En definitiva, Roleage es un juego de fantasía heróica medieval con toques Steampunk, con algunos parecidos de especies similares a otros juegos, pero con un lore, historia, sistema y transfundo y mundo propio, el cual se vio no sólo en su libro básico de 336 páginas a todo color y en tapa dura, sino en sus distintos módulos como Hijos de Geos y la pantalla del director de juego, el Laberinto de Surandbar, un módulo de expansión con el deporte más afamado del mundo del juego, la aventura de el Cáliz de Clarobosque, otra expansión y libro íntegro de ambientación de uno de los continentes del mundo, El Imperio Ígneo, de otras 336 páginas, miniauras, y un sinfín de productos que no llegaron a salir tras cerrar la editorial y distribuidora por diferencias de los socios que la formábamos que ahora no vienen al caso. Roleage dejó mucho material por editar, pero no sólo eso. Tuvo ofertas desde que salió al mercado, para poder ser traducido a cinco países distintos, en diferentes momentos y editoriales que lo llevaron, recordando que la primera fue Nosolorol Ediciones, y la segunda nosotros mismos como ARS ÉPICA. Pero sin el control completo de los derechos y con varios autores de por medio y contratos vinculantes, no llegó a ejecutarse. Del mismo modo ocurre con el casi "plausible videojuego", que pudo salir de la mano de una conocida y gran empresa española desarrolladora de este tipo de juegos para consola, pero comenzó la crisis, y tras varias reuniones y estando cerrando los acuerdos, los editores finalmente se tuvieron que retractar.
Roleage era más que un juego, era un sueño, años de aventuras y partidas en el propio mundo de juego que habíamos creado y en el que nos habíamos forjado como jugadores durante años, y de ahí viene su historia, y todo cuanto acontece en personajes y trasfondo.

Explícanos como enfocaste el arte de Roleage, que es bastante diferente de otros juegos de rol de esta temática.

Eso en definitiva, es bastante sencillo la verdad, y fue un elemento por completo elaborado y tomado a conciencia. Aunque también el hecho de que mucha gente me encasillara en un estilo de dibujo, cuando tengo muchos y distintos registros. En aquella época, y con casi todos los juegos de fantasía o rol, todo el mundo enfocaba cada vez más los dibujos y el arte hacia el realismo pictórico, por lo que había que buscar un claro elemento diferenciado en el mercado. Podría gustar más o menos, pero no sería uno más en las estanterías, por lo que optamos por este estilo de estética, más cartoon, europeo, estilo propio, de comic amerimanga o europeo, fácil de llevar a las imaginaciones de las series de dibujos que veíamos en nuestra infancia, o en los propios juegos de ordenador o consola que durante años habíamos vivido. Por eso mismo se eligió ésta estética.

¿Piensas que el dibujo caricaturesco, que es el que elegiste para el juego, encaja bien con la fantasía?

Si, sin lugar a dudas, aunque depende del tipo de fantasía que se quiera o deba transmitir. Acaso no lo hizo el Final Fantasy IX en consolas...??? Los dibujos de nuestra infancia...??? Un montón de juegos de "rol" o lo más parecido que había como el Zelda, el Illusion of Time, el Dragon Quest o similares...???
Creo que todo depende del punto de vista desde el que se enfoque para el grupo de jugadores. Nosotros no buscábamos un arte concreto y oscuro y realista para el juego, buscábamos esas partidas, series y sesiones frente a la consola o capítulos donde veías dibujos con los que te sentías identificado.



Entre tus fanarts tienes varios dibujos de superhéroes. ¿Te gustaría dibujar cómics de esta temática?

Me gustan los comics de superhéroes, de hecho tengo una cantidad ingente de material gráfico, novelas gráficas y cómics que adornan junto a figuras, figuras de colección y enciclopedias, toda la decoración de nuestro estudio y también de la casa, jajajajaja. Me gustaría...??? Si, siempre me ha gustado dibujar e intentar dibujar cómic, aunque prefiera la novela gráfica. Aunque quizás, más que de superhéroes, de temáticas más distintas, alejadas incluso de la fantasía o del space-opera. Comics con temática oscura y de dudosa moralidad, arriesgados e independientes.

Si hablamos de superhéroes no puedo evitar preguntarte por mi ilustrador favorito: Alex Ross. ¿Qué opinas de él?

No se puede hacer otra cosa que opinar lo que realmente es, un grande del dibujo y del cómic. Es un autor que vende por si sólo, además de que es un referente por excelencia. Su obra habla por sí mismo.

Vamos a hablar ahora de la polémica frase: “dibujar es fácil, das cuatro toques de ratón y ya está”. Dinos qué dirías a la gente que piensa así.

Jajajajaja jajajaja, y tanto que polémica. Pues la verdad, por los años que llevo en esto además de los que tengo, fui de los primeros que comenzaron a dibujar con ratón y de los primeros en utilizar tabletas wacom de calidad profesional en A3, cuando aún eran de un color azul pardo. Dibujar es fácil...??? Depende. Yo no lo considero difícil, pero por que desde siempre me ha gustado dibujar. Pero el que dice que dibujar es fácil, está claro que no se ha dado un tiempo para hacer introspección interna. No se ha parado a pensar, que para que a un ilustrador pueda hacer un dibujo en 2-3 u 8 horas, o bocetos en 2-5 minutos, ha tenido años y años de práctica durante horas diarias y contínuas, que no las ha aplicado ni invertido en otros quehaceres, invirtiendo su tiempo, su dedicación, su tiempo libre, y lo más importante, su propia vida. Es una profesión solitaria, no vamos a engañarnos. Salvo en el cómic o determinadas circunstancias, el ilustrador es una disciplina y camino que va unido a tu propia forma de trabajo y soledad en el estudio. Nada es fácil, desde arreglar una cañería, saber vender y llamar la atención de posibles compradores, o como es el caso dibujar. Si alguien considera que es fácil, y que no debe pagar lo que vale ese tiempo invertido, animo y empujo a esos otros ilustradores que se planten, y que no acepten encargos y trabajos por precios inferiores a su calificación y dedicación. Hacer dibujos en menos cantidad de tiempo, no implica que tenga que ser más barato, implica tener un mayor control y tiempo invertido hasta llegar a ese punto.

Ya terminando, ¿esta entrevista te ha parecido divertida o aburrida?

Me ha parecido una entrevista divertida, faltaría más...!!! El aburrido soy yo o los ilustradores, que cuando nos dan rienda suelta, no paramos durante horas de hablar de nuestros oscuros y siniestros rincones de nuestra mente, jajajajajaja.

Y ya para terminar, ¿puedes mandar un saludo a nuestros lectores?

Por descontado que si. Para mi ha sido un enorme placer que Carlos me haya realizado esta entrevista y poder compartir mis impresiones al respecto con vosotros, que a fin de cuentas, sin vosotros, nuesta profesión y muchas relacionadas serían aún más difíciles de llevar, por lo que sólo puedo daros las gracias por aguantarme y leeros todo lo que he escrito y animaros a seguir leyendo éstas entrevistas. Un placer lectores, y gracias a Carlos y a todos por leerme y darme la oportunidad de compartir estas líneas con vosotros.


jueves, 3 de agosto de 2017

Covadonga González-Pola


¡Saludos, lectores!!!! Estamos en una nueva entrevista para Entretanto magazine y Preguntas con arte, en este caso con la escritora y formadora Covadonga González-Pola. ¡Hola, Covadonga! ¿Puedes presentarte tú mismo para que nuestros lectores puedan conocerte?

¡Hola, Carlos! Gracias por invitarme a este espacio. Me voy a definir como una loca de la escritura, de la literatura y de meterme en berenjenales literarios de lo más variopinto. Imparto talleres de escritura, llevo un programa de radio para escritores, publico novelas y relatos y últimamente también soy editora.

Si alguien quiere saber más de ti, ¿dónde puede informarse?

Tengo dos webs. En la que se ve más de mi trabajo es www.talleresliterariosonline.com, ya que ahí están los talleres de escritura que imparto.
Luego tengo una web personal, www.covadongagonzalezpola.com

Cuéntanos quienes son los escritores que más te han influido.

Algunos de fantasía, como Tolkien, Margaret Weis o Marion Zimmer Bradley. Otros más variados o contemporáneos, como Murakami y también clásicos como Rubén Darío, Unamuno o Bécquer.

Hablemos ahora de tus obras. Empecemos por “El gen: las ruinas de Magerit”. Explícanos su argumento.

Es una distopía pensada para un lector joven adulto. Transcurre en una ciudad a imagen de Madrid, llamada Magerit, que ha sobrevivido, por los pelos, al fin del mundo. Allí se crea una lucha de poder entre una institución armamentística y un grupo al que llaman los niños, con un gen especial que les ha hecho desarrollar algunas capacidades especiales, relacionadas con la forma de ser de cada uno.

Cuéntanos ahora de qué va “Los cazatesoros de Llanes”.

Es una novela infantil, de aventuras, que comencé a escribir a los doce años, cuando tenía bastante influencia de los mundos de pasadizos de Enid Blyton. Se trata de una pandilla de amigos que se reúne todos los veranos en Llanes, Asturias. Pero ese verano descubren una leyenda que habla de un tesoro escondido en algún lugar de la villa, y harán todo lo posible para averiguar si la leyenda es cierta.

Acabemos ahora por tu libro más reciente, “El Hombre del Vestíbulo”. Háblanos de él.

Este libro pretende ser una forma de hacer amena e interesante la mitología asturiana a los lectores actuales. ¿Cómo hacerlo? Partiendo de esos mitos para contar relatos en los que aparecen seres mágicos como las xanas, el cuélebre, el mismísimo diablo e, incluso, un fantasma que decían que vivía en el Palacio de Hevia, donde se crio mi abuelo.

Pero además de todo esto, te has lanzado a la aventura de la edición. Y lo haces con “Stardust for Bowie”. ¿De qué trata este libro?

Se trata de una antología escrita por varios autores. Cada uno ha escogido una canción sobre Bowie y ha desarrollado un relato inspirándose en su letra. Además, el libro tiene códigos QR que nos permiten escuchar la canción homenajeada a la vez que leemos el relato correspondiente. Es el primer libro de Tinta Púrpura Ediciones, mi pequeño proyecto de editorial, y la verdad es que está teniendo muy muy buena acogida.

También tienes otro trabajo: eres formadora literaria online. Explícanos en qué consiste.

Hace unos años, cuando empezaba todo el tema de los Youtubers, vi que no había ningún canal de formación en técnicas de escritura. Así que decidí liarme la manta a la cabeza y crear el Canal de Talleres Literarios Online para compartir mis trucos de escritura con todo el que pudiera necesitarlos. Además de esto, imparto cursos de novela en plataformas de cursos online, y también tengo alumnos particulares a los que les doy clases y tutorías por Skype para que terminen su libro y este sea un éxito.

Además ofreces servicios de ayuda a autores. Cuéntanos esta parte de tu trabajo.

Esto es a lo que más tiempo dedico. Ofrezco una serie de servicios a escritores noveles, dependiendo de lo que quieran y necesiten: algunos quieren empezar a desarrollar su perfil de escritores, otros quieren poner su novela en Amazon y necesitan alguien que les ayude a convertir su manuscrito en un libro, otros necesitan clases particulares, y también hay gente que desea informes de lectura para sacarle el máximo partido a su obra.
La verdad es que es un trabajo muy agradecido, convives con gente llena de ganas de aprender y con mucha ilusión por escribir y publicar.

Y también eres ilustradora de moda, que confieso que es lo que más me ha sorprendido. ¿De dónde viene tu vocación por el dibujo?

Durante un tiempo tuve una pequeña firma de moda, pero la ilustración, aunque no como profesional, me ha acompañado toda la vida. Supongo que porque en mi familia hay varios pintores y porque mi madre es diseñadora textil.
Pero la formación reglada que he recibido al respecto, es en moda, donde aprendes a diseñar figurines, cosa que me encanta.

De tus tres facetas, escritora, ilustradora y formadora, ¿qué te aporta cada una?

La escritura me aporta cordura y capacidad de canalizar mis emociones. La ilustración me aporta evasión y serenidad. La formación me recarga las pilas, porque suele ser una relación win-win con mis alumnos. Veo que están contentos, que aprenden, y eso me anima a seguir.

Si tuvieras que dejar una de las tres, ¿cuál crees que sería?

Supongo que por practicidad sería la ilustración, ya que no he hecho prácticamente nada por encargo.

Seguro que tu faceta de formadora te ha generado numerosas anécdotas. Cuéntanos alguna de ellas.

Me encuentro con auténticos portentos. El año pasado, por ejemplo, tuve a un alumno en la universidad que me pidió que leyese un relato que había escrito. Me sorprendió mucho que me dijera que nunca había leído a Unamuno, porque tenía algunas ideas muy parecidas a él. Así que le recomendé que fuese de cabeza a leer Niebla.

Cuéntanos ahora alguna anécdota como escritora, quizás de alguna firma o feria.

Pues me quedaría sin duda con la firma de “Stardust for Bowie” en la Feria del Libro de Madrid. Fuimos algo conservadores al calcular lo que podíamos vender, así que en cuarenta minutos nos quedaban tres ejemplares, que tardaron unos quince minutos en venderse. Es decir, en una hora, de las dos que teníamos, habíamos vendido todo. Los libreros estaban encantados, por ahora nadie había vendido tanto en una firma. Además, éramos como ocho autores, con lo cual fue un ambiente muy divertido y animado.

Ya terminando, ¿esta entrevista te ha parecido divertida o aburrida?

Divertidísima, me ayuda a mirar hacia atrás, pensar en los mejores momentos y tirar hacia delante.

Y ya para terminar, ¿puedes mandar un saludo a nuestros lectores?


Hola, lectores. Vosotros no me conocéis, pero yo ya os adoro por haberos leído esta entrevista sobre mí. Gracias mil. Gracias siempre.

martes, 11 de julio de 2017

Martín Blanco



¡Muy buenas, gente!!!! Estamos en una nueva entrevista para Entretanto Magazine y Preguntas con Arte, en este caso con el ilustrador Martín Blanco. ¡Hola, Martín! ¿Puedes presentarte tú mismo para que nuestros lectores puedan conocerte?

Hola. Soy argentino, licenciado en Bellas Artes y después de estar viviendo 6 años en Barcelona, ahora llevo 10 años en el Principado de Andorra. Soy artista digital y tradicional y me dedico profesionalmente a la ilustración desde 2007, que compagino con mi trabajo de profesor de arte.

Si alguien quiere saber más de ti, ¿dónde puede informarse?

Toda la información, curriculum, exposiciones, eventos, además de gran parte de mi obra, está en mi web (que debería actualizar más, por cierto)

www.martblanco.com

El día a día lo manejo en mi cuenta de Facebook: https://www.facebook.com/MartinBlancoArt/

¿Qué ilustradores te gustan y tomas como referencia?

Es imposible nombrarlos a todos. En lo referente al mundo digital, tengo la suerte de conocer personalmente a uno de los grandes, como es Mario Sánchez Nevado y dentro de lo que puedo, intento aprender de su trabajo.
La ilustración de Dave McKean me parece fabulosa, pero en líneas generales, no tengo un referente claro. En ese sentido soy bastante ecléctico. Intento ver mucho de muchos estilos diversos porque siempre hay algo que puede servirte como disparador de nuevas ideas o incluso de nuevas técnicas.

En tu web comentas que haces dibujos tanto digitales como tradicionales. ¿Qué te aporta cada uno de los dos estilos?

Si, bueno, dibujé toda mi vida de manera tradicional hasta que encontré el mundo digital en el 2003 y estuve bastante tiempo aprendiendo otra vez, por así decirlo.
Desde el 2010, trabajo paralelamente los dos estilos a la hora de crear mi obra personal, pero la ilustración la produzco de manera digital exclusivamente, porque de ese modo tengo una versatilidad y una velocidad que con el tradicional se hace más complicado.
De cara al proceso de corrección de los encargos, todo es más fluido con el digital y como consecuencia, no se sufren tanto las fechas límites de entrega.
Con respecto al estilo tradicional, amo dibujar con lápiz y suelo ser bastante obsesivo en cuanto a los detalles y el acabado de mis obras. El grafito te da la posibilidad de controlar muy bien el tema de los degradados en los grises y si lo sabes dominar, es una delicia.

¿Cuál de los dos prefieres?

No tengo preferencia, ya que son dos mundos muy distintos. De hecho, cuando creo mi obra personal, voy decidiendo sobre la marcha con qué clase de estilo cuadra mejor cada una de las ideas que tengo.

Vemos en tu galería una gran cantidad de trabajos surrealistas. ¿A qué se debe esta afición tuya por este tipo de arte?

Siempre me gustaron los surrealistas y el manejo que tenían del mundo onírico. Esa manera de mezclar cosas que aparentemente no tienen mucho sentido, pero a su vez crean una complejidad en el discurso, me encanta. Me sentí influenciado por el movimiento desde muy temprano en mis épocas de estudiante.

Es evidente que te tengo que preguntar por el maestro del surrealismo. Háblanos de Salvador Dalí y de lo que representa para ti.

Bueno, fue un referente, evidentemente. De hecho, de los surrealistas es el que más me gusta, junto con Max Ernst.
De todos modos, mi relación con mis referentes fue más bien cuando estaba en pleno proceso de aprendizaje. Ahora es como si me hubiera independizado de su influencia por decirlo de alguna manera. Me ayudó mucho estudiarlos, junto con Miguel Ángel y Caravaggio y más cerca en el tiempo, el maestro H.R. Giger, pero ahora intento estar más en contacto con los nuevos lenguajes y discursos porque de hecho, vivimos en un mundo completamente distinto en muchos aspectos.

También eres portadista. ¿Qué crees que debe tener una portada para ser buena?

Desde mi punto de vista, una portada es eficaz y cumple su objetivo cuando capta la mirada del espectador. No olvidemos que seguimos funcionando de la misma manera que siempre: compramos las cosas por la portada. Y hay demasiados libros en las estanterías de las librerías intentando llamar la atención.
Lo que me gusta son los diseños simples, no a nivel técnico, sino a nivel compositivo. Prefiero las portadas con pocos personajes que no compitan entre ellos en el poco espacio que de por síi ya tieneo espacio que de por s Prefiero las portadas con pocos personajes que no compitan entre sne me gusta son los diseños sí ya tienen y eso al final hace que el mensaje tenga más fuerza. En cuestión de portadas, para mí, lo bueno... si breve, dos veces bueno.

Además, dibujas cómics con un estilo muy diferente del resto de tus trabajos. ¿Qué te aporta el cómic?

Es un lenguaje que me encanta. Siempre fui amante de los cómics, de hecho los sigo coleccionando y soy el Tesorero de la Asociación del Cómic, Ilustración y Animación de Andorra (ARCA), que gestionamos el Salón La Massana Cómic, en el Principado.
Contar una historia en viñetas es muy difícil y hace que, además de las cuestiones técnicas propias del dibujo, tengas que preocuparte de cosas que tienen que ver con la narración, como el ritmo y la velocidad entre viñeta y viñeta.



Siendo ilustrador de cómics no puedo evitar preguntarte por mi dibujante favorito: Alex Ross. ¿Qué piensas de él?

Alex Ross me gusta, aunque no es de mis preferidos. Tiene una técnica bestial y me encanta por eso, pero creo que a veces sus poses dan la sensación de ser un tanto artificiales y eso supongo que tiene que ver con el uso de referencias fotográficas. No tengo ningún problema con eso, al contrario, al final todos lo hacemos, pero creo que debería subordinar más esa cuestión a la narración.
La técnica (la que sea) tiene que estar a disposición del mensaje y al cómo contar ese mensaje y no al revés.

Del estilo de Alex Ross, prefiero a Marco Djurkevic y Adi Granov.
Pero en general mis gustos con respecto a los dibujantes de cómics van por otro lado. Sacando a los que para mí son maestros, como Jim Lee o Todd Mc Farlane, me gustan mucho estilos como los de Dave Mc Kean o Ben Templesmith.

Además de ilustrador también tienes una editorial en Argentina, Santa Guadaña Ediciones. ¿Cómo surge este proyecto?

Mi socio y amigo de toda la vida, Gonzalo Ventura es escritor y guionista profesional y hace un año me propuso montar una editorial propia. Yo hacía poco que había empezado a escribir y me pareció una buena idea. De hecho, es algo así como la continuación de un viejo sueño, ya que tuvimos una editorial de cómics en Argentina allá por el 2007.
La idea básicamente es tener una editorial en la que podamos mantener el control creativo de nuestras obras, teniendo un especial cuidado por la calidad literaria y visual.
En poco menos de un año llevamos publicados una novela (3 días), una antología de cuentos de terror (Carnaval de sangre) y ya estamos preparando otra antología para fines de este año y varias cosas más.
Y en octubre presentaremos la editorial de manera oficial en Andorra de cara a una futura distribución de los libros en España.
Pueden ver nuestras publicaciones en la web: www.santaguadania.com

¿A qué tipos de publicaciones os dedicáis en esta editorial?

Santa Guadaña es una editorial de género: terror, misterio y ciencia ficción. Busca combinar las raíces del género con una mirada creativa más actual.
Combinando elementos clásicos y aportando nuevos, tanto desde el contenido como así también desde lo estético.
Nos dedicamos de lleno a lo que amamos. Apostamos por devolverle al género un poco de toda la satisfacción que nos dio.

¿Qué semejanzas y diferencias ves entre el mundillo editorial español y argentino?

En el español todavía no estamos trabajando, sino que estamos preparando nuestro desembarco, así que no puedo decirte demasiado aún. Pero más allá de las editoriales, en España hay muchos escritores talentosos que hacen lo imposible para tirar adelante sus proyectos y eso es muy loable.
Lo que sí creemos es que traemos cosas nuevas que todos los fanáticos de género van a saber valorar. Estamos seguros de eso porque además de producir horror y misterio y ciencia ficción, nosotros mismos somos fans. Y aunque no estamos todavía en contacto estrecho y dentro del mundo editorial español, sabemos por dónde van los tiros.

En cuanto a la Argentina, el desarrollo editorial es genial y con mucha camaradería. Contrario a lo que pasa en otros lugares, todas las editoriales de género somos independientes y colaboramos unos con otros. Se nota que todos los que hacemos esto lo hacemos con amor, por eso no vemos competencia sino que vemos a las demás editoriales como productores de cosas que nos gustan y todos nos ayudamos cada vez que podemos.

Es más, como ejemplo puedo citar que, en cada convención, cada uno comparte espacio con otras editoriales o lleva los libros de uno y de las otras, porque tenemos claro que si estamos juntos tenemos más fuerza.

Santa Guadaña, por suerte, ha tenido una gran acogida en Argentina. Nuestra primera novela (“3 días”, de Gonzalo Ventura) se ha agotado y estamos en imprenta a la espera de la segunda edición. Además ya empezaron las negociaciones para llevarla a la pantalla grande. Por otro lado, “Carnaval de Sangre” se está vendiendo muy bien y las primeras repercusiones hacen prever que se va a convertir en nuestro segundo éxito.

Ya terminando, ¿esta entrevista te ha parecido divertida o aburrida?

Divertida, siempre es bueno poder expresarse libremente.

Y ya para terminar, ¿puedes mandar un saludo a nuestros lectores?


Un saludo a todos los lectores, ha sido un placer poder participar y tener un momento para acercarles mis propuestas y pensamientos sobre algo que me apasiona tanto como es el arte y sin el que no podría vivir. ¡Muchas gracias!


viernes, 30 de junio de 2017

Manuel Gris

¡Saludos, lectores!!!! Estamos en una nueva entrevista para preguntas con arte, en este caso con el escritor Manuel Gris. ¡Hola, Manuel! ¿Puedes presentarte tú mismo para que nuestros lectores puedan conocerte?

EIIII!
Pues me llamo Manuel y llevo escribiendo e inventado historias desde que tengo uso de razón. Con 23 ó 24 años escribí mi primera novela. A partir de ahí fui a novela por año, y comencé a mandar a editoriales mis historias sin que nadie se interesase. Hasta que en 2013 una editorial se fijó en mí y me publicaron, justamente la más loca que he escrito, –Quizá esto tampoco sirva para nada-
Tras eso fundé la PAE (Plataforma de Adictos a la Escritura) con los que hemos ido haciendo charlas, festivales, presentaciones y hemos conocido a gente muy interesante y maja dentro del mundo editorial.
Y así para acabar este año he publicado –A las doce de la noche del día de mi cumpleaños- (otro título así corto) que está teniendo muy buenas críticas y con el que estoy entusiasmado.

Si alguien quiere saber más de ti, ¿dónde puede informarse?

Pues tengo una web donde hay desde links a donde se pueden comprar mis libros a enlaces a blogs y webs donde colaboro con reseñas o artículos de opinión.


Empecemos hablando un poco de ti. ¿Cómo te iniciaste en esto de la escritura?

Pues siempre lo he llevado dentro, siempre he sido un flipado que inventaba juegos y movidas varias con los amigos porque el mundo me parecía muy aburrido. Lo primero que hice fue un plagio descaradísimo de Los Goonies, llamado LOS WARRIOS (¡cuidao con eso!), que escribí con la máquina de escribir eléctrica de mi padre.
Después descubrí autores que me enseñaron que en la escritura solo hay reglas si tú mismo te las pones, y entonces comencé a escribir compulsivamente, hasta hoy.

Vamos a repasar ahora algunas de tus obras, en particular las que más me han llamado la atención. Empecemos por “5 vocales”. ¿De qué va?

Son 5 formas distintas de ver la soledad, contado por 5 personas que viven, o padecen, su vida en esta sociedad. Me la plantee como un reto, porque cada capítulo solo ocuparía una página de words, y me dije que a las 100 páginas pararía. Me gustó muchísimo escribirla porque hago crítica social sin filtro y planteo muchos temas tabú sin miedo al qué dirán sobre mi… porque cada personaje tiene sus problemas y su mundo, y eso me dio mucha libertad para escribir y fliparme.

Sigamos con “Los Polluelos Espaciales y el Herpes del Mal”, que es nada menos que un librojuego absurdo. ¿Cómo se te ocurrió esta divertida idea?

Pues se le ocurrió a Iván Albarracín (http://www.ivanalbarracin.com/), un compañero de letras con el que tengo muy buen feeling y al que considero como mi hermano.
Tenemos los dos una forma muy loca de ver el mundo y de hablar y criticarlo, así que quisimos llevar el humor salvaje y políticamente incorrecto hasta las últimas consecuencias. En este libro hay muchas cosas que si las lee quién no debe iríamos a la carcel sin juicio de por medio, pero nos da igual; quisimos homenajear a los libros de Elige tu Aventura y lo hicimos.

Cuéntanos el argumento del librojuego.

Pues como es un libro de Elige tu aventura es complicado, así que explicaré solo dónde empieza, y que opciones tendrás al principio.
Una octogenario ninfoana y adicta a las muñeiras ha trenido una cena romántica con un nini de 18 años que lo más grande que ha hecho en su vida es ir a MYHYV, y volviendo de su cita, antes de darse el primer beso, pasan una de dos cosas:
  1. cae una nave espacial con forma de pollo y la mata a ella.
  2. Ella, esperando su beso con los ojos cerrados, ve que no llega, y al abrir los ojos ve a su amado violando a un gato sarnoso.
¿Qué opción escoges?

Hablemos ahora de tu última novela, “A las doce de la noche del día de mi cumpleaños”. Háblanos sobre ella.

A esta novela le tengo una cariño especial porque vomité muchas cosas sobre las que llevaba tiempo queriendo hablar, como el amor, la pareja, la amistad, el trabajo, y le metí fantasía y ciencia ficción y intriga, porque lo de las etiquetas no es lo mío. Dejé que la historia fuera por donde le diera la gana y al protagonista a merced de lo que su entorno le apeteciera hacerle, que es una forma de escribir que me encanta.
Siempre sé cuál va a ser el final, y el título, pero todo lo demás lo tengo solamente medio planeado, todo va fluyendo cuando me meto en la historia.
Se podría decir que es la segunda novela más loca e impactante que he escrito después de la de Quizá esto… y de momento la gente está disfrutándola muchísimo.

Aparte de tus novelas, también autoeditas relatos en plataformas digitales como Amazon. ¿Qué opinas de las ediciones digitales? ¿Te parece, como afirman muchos, que están por debajo de la publicación en papel?

La publicación digital es algo que tenía que pasar, como pasó con la música y el cine. El problema es que se ve a todo lo autopublicado como basura cuando, al igual que lo que publican las librerías, no todo es mierda. Lo único que tienes que hacer es saber buscar como lo hacíamos antes en las librerías y las bibliotecas, solo que se ha cambiado los pasillos por el ratón.
Yo creo que da igual dónde pongas un libro, si es bueno y engancha, si el autor tiene voz propia y sabe lo que hace, algún día el destino lo pondrá donde le toca y no se podrá hacer nada.

Además de escritor también eres miembro de la P.A.E. ¿En qué consiste esta iniciativa?

Pues somos un grupo de escritores que nos unimos en su día para tratar de romper el círculo de ventas de familia/amigos/conocidos y llegar más lejos. Y para eso hacemos charlas y presentaciones conjuntas, además de participar en ferias y en antologías.
Lo de que la unión hace la fuerza queda muy patente en la forma en que la literatura de calidad (excluyo a las grandes editoriales publicadoras de youtubers y famosillos) está haciendo cada vez más grande el hueco que le algún día debía recuperar.

¿Qué esperáis aportar con la P.A.E?

Aportamos que la gente comprenda que no estás solo y que el escritor solitario y que no consigue nada con su primer libro no existe. Animamos a la gente a luchar por sus ilusiones, sean cuales sean, y a defender a muerte aquello en lo que cree. Hemos hecho charlas donde la gente nos daba las gracias después, y con algunos de ellos hemos hechos cosas después. Eso es lo mejor de la PAE, que nos estamos dando cuenta de que era algo que tenía que pasar.

¿Son necesarias iniciativas como esta para impulsar el mundillo de la literatura en España?

No sé si la palabra es Necesario, pero sí que hemos demostrado que haciendo ruido y sin censurarnos en nada se puede llegar a hacer muchas cosas buenas. Y eso, por desgracia, es algo que no gusta en las altas élites porque conlleva la rebelión y la rotura de lo establecido… y eso les da miedo.

Ya que hablamos de esto, ¿cómo ves el panorama editorial de nuestro país?

Veo que hay más editoriales con cojones, que publican a autores que quizá no vendan millones de libros pero tienen algo muy importante que decir, que las que publican para vender y como negocio.
Entiendo que vender libros es necesario, pero puede hacerse también si respetas al lector y a los posibles escritores que vendrán detrás, y por suerte hay muy buenas y muy valientes editoriales que están teniendo más ruido en el panorama actual que las que estaban ya establecidas como las únicas.

Háblanos un poco de tus próximos proyectos.

Hay algo de lo que no puedo hablar aún… pero que a finales de año lo petará.
Pero si puedo decir que estoy coordinando una nueva antología, y que seguramente con Iván Albarracín publicaremos un nuevo libro de humor gamberro y muuuuuuy negro antes de que acabe este año.

Ya terminando, ¿esta entrevista te ha parecido divertida o aburrida?

Pues me ha parecido una puta mierda
:P
En serio, has hecho preguntas muy buenas que me han dado pie a decir un par de cosas bien dichas, y por eso te quiero <3

Y ya para terminar, ¿puedes mandar un saludo a nuestros lectores?

Hola lectores,
No me conocéis (mucho), y yo a vosotros nada de nada, pero os diré algo que siempre pongo en mis dedicatorias:

Siempre adelante

Jamás cambiéis.